Chile: El Comité de Derechos Humanos encuentra brechas en la protección de los derechos humanos para personas trans e intersex

El Gobierno reconoce los problemas y promete reformas

Read in English

(8 de Julio 2014 –Ginebra). El Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas concluyó su diálogo interactivo con el gobierno chileno el día de hoy, respecto del cumplimiento de sus obligaciones de derechos humanos en temáticas relativas a los derechos civiles, participación política y garantías judiciales. El Comité, que vigila la implementación del principal Tratado de derechos civiles y políticos, dedicó un día y medio a dialogar con Oficiales del gobierno sobre asuntos de preocupación, basándose en parte en la información recibida de la sociedad civil, a través de los denominados informes sombra.

La Comisión Internacional de Derechos Humanos de Gays y Lesbianas (IGLHRC por sus siglas en inglés) y la Organización de Transexuales por la Dignidad y la Diversidad (OTD) remitieron un informe sombra, titulado “Violaciones de Derechos Humanos de Lesbianas, Gays, Bisexuales y personas Transgénero” en Chile, en conjunto con otras 15 organizaciones. El reporte documenta las deficiencias en la ley anti discriminación, abusos a personas trans detenidas y problemáticas relativas a la falta de trato digno y respetuoso a lesbianas, gays, bisexuales, personas  trans e intersex en general.

“A lo largo del diálogo entre el Comité y el gobierno chileno, quedó claro que los asuntos LGBTI no son una preocupación marginal,” afirmó Marianne Mollman, Directora de Programas de la IGLHRC. “Hasta que nuestros derechos sean completamente protegidos, el historias de derechos humanos de Chile seguirá manchado.”

El Gobierno reconoció sus obligaciones de derechos humanos en estas áreas e hizo varios compromisos que podría mitigar algunos de los problemas resaltados. Entre otros, el Gobierno chileno se comprometió a:

  • Impulsar las enmiendas a la Ley Anti Discriminación para superar el vacío legal actual y reparar a las víctimas.
  • Apoyar la iniciativa de Ley de Identidad que se encuentra en trámite actualmente en el Congreso.
  • Crear una nueva área de identidad de género dentro del área de derechos humanos de la Policía.
  • Elaborar e impulsar un protocolo dentro del Ministerio de Salud que garanticen a los niños y niñas que nacieron con genitales ambiguos (niños intersex) que no sean mutilados, y
  • Elaborar e impulsar un protocolo dentro del Ministerio de Educación que asegure y promueva el respeto por las identidades de género diversas en todas las escuelas.

“Nosotros ya hemos desarrollado un protocolo sobre diversidad trans en las escuelas para el Ministerio de Educación, el cual hemos compartido con el Gobierno”, aseguró Andrés Ignacio Rivera Duarte, Director de OTD. “Estamos trabajando en un protocolo sobre el respeto de niños y niñas intersex que también compartiremos con gusto. Cuando regrese a Chile, contactaré al gobierno para poner estos compromisos en un cronograma concreto”.

Contexto

El Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PIDCP o ICCPR por sus siglas en inglés) es un tratado internacional que define un conjunto de derechos fundamentales a todos los individuos, sin importar su raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política, nacionalidad, condición económica, lugar de nacimiento o cualquier otra condición. El PIDCP fue adoptado por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1966 y entro en vigor en 1976. Hasta el momento, 166 Estados, incluyendo Chile, son Parte del Pacto. El Comité de Derechos Humanos es el responsable de vigilar la implementación del Pacto en los Estados Parte. El Comité, compuesto por 18 miembros, también tiene la potestad para interpretar el Pacto a través de la emisión de Observaciones Generales.

El PIDCP exige a todos los Estados Parte que presenten informes periódicos acerca de la implementación de los Principios del tratado al Comité de Derechos Humanos. Con base a los informes del Estado y a la información recolectada por los expertos, el Comité emite una Lista de Cuestiones (Lista de Asuntos) en relación a la situación de los derechos civiles y políticos en el país. Los Estados Parte suelen presentar una respuesta escrita a esas cuestiones, con antelación a la revisión oficial del cumplimiento del PIDCP  por parte del Estado. El Comité también acepta informes de organizaciones no gubernamentales en relación a la situación de Derechos humanos en el país. A dichos informes se les conoce como Informe Sombra.

Con base al Informe del Estado, las respuestas por escrito a la Lista de Cuestiones, informes sombra, la presentación del Estado ante el Comité, y el diálogo interactivo entre el Estado y el Comité, este emite sus Observaciones Finales. Estas contienen una lista de preocupaciones y recomendaciones en relación al cumplimiento de las obligaciones del Estado con el tratado. El Estado finalmente reconoce ante el Comité cuáles de las recomendaciones y preocupaciones acogerá. Las Observaciones Finales y las respuestas del Estado son herramientas poderosas para los activistas locales que buscan impulsar los derechos humanos y la rendición de cuentas por parte del gobierno.