Reconocimiento de la Identidad de Género en Costa Rica

Contributed by: 

Recientemente el gobierno de Costa Rica ha dado pasos importante para asegurar la protección de los derechos humanos de los ciudadanos trans, como promulgar un decreto ejecutivo en 2015 para eliminar la discriminación contra la población “sexualmente diversa”. Sin embargo el derecho al reconocimiento legal de género aún no ha sido reconocido en la legislación, en las políticas ni en la práctica. Desarrollos recientes como la adopción de políticas que permiten a las personas trans ser fotografiadas en su género preferido, de manera que aparezcan representadas como se sienten identificadas en su documento de identidad, muestran avances positivos, sin embargo, el documento informativo de OutRight “Cartografía de derechos trans en Costa Rica” revela inconsistencias sistemáticas y la confusión de la orientación sexual y la identidad de género en las políticas.

Algunas leyes progresistas para la auto-identificación

En 2010, el Tribunal Supremo de Elecciones de Costa Rica aprobó un decreto conocido coloquialmente como “Reglamento de Fotografía” que permite a las personas trans conciliar la imagen que tienen de sí mismas con la que aparece en su documento de identidad. Por ejemplo, las mujeres trans pueden aparecer en la foto de su documento de identidad vistiendo ropa considerada tradicionalmente femenina y usar maquillaje. Anteriormente, los ciudadanos trans debían presentarse de acuerdo con el sexo (asignado al momento de nacer) registrado en los documento de identificación emitidos por el gobierno. Los funcionarios encargados de recibir e ingresar los datos suministrados por los solicitantes (de un documento de identidad), así como los encargados de revisar las solicitudes, son responsables de velar por que las fotos (que figuran en los documentos de identidad) representen la imagen que de sí mismas tiene las personas. Los prejuicios personales por parte de las autoridades y la falta de sensibilización y de conocimiento a menudo impiden a las personas trans acceder a este derecho.

El derecho a un nombre

El Código Civil de Costa Rica garantiza a toda persona el derecho a (tener) un nombre; a nombrarse (a sí mismo) y a ser nombrado de acuerdo con quien se siente que es y quiere ser (a cómo de auto-identifica). Aunque el cambio de nombre en los documentos de identidad es posible legalmente, es un proceso costoso y difícil que la mayoría de las personas no pueden solventar. El proceso requiere contratar a un abogado y presentar certificados médicos que establezcan/determinen que el individuo tiene disforia de género, una concesión que irrespeta las experiencias vividas por las personas trans y que muchas personas trans están poco dispuestas a hacer. Además, en los documentos de identificación, el nombre que la persona ha adoptado, su nombre social, solo puede aparecer bajo la figura del “conocido como”. El campo de “conocido como” es un espacio para añadir un pseudónimo en el documento de identidad, cuando dicho pseudónimo ha adquirido la misma importancia que el nombre del individuo.

La confusión de “orientación sexual” e “identidad de género” conduce a problemas en el acceso a los derechos

El documento informativo de OutRight también destaca la confusión de los términos “orientación sexual” e “identidad de género” en varias políticas, con el uso del término “identidad sexual”. El Reglamento de Fotografía no emplea las categorías de “orientación sexual” ni “identidad de género”. En cambio, el Reglamento utiliza los términos “auto-representación” (autopercepción) y “representación personal”, que parecen indicar o denotar la expresión de género. Sin embargo, el texto del Reglamento usa la expresión “identidad sexual” para referirse a este derecho, definido como “el sentimiento de pertenencia a uno u otro sexo”. Esta expresión, la introducción de este término en el texto del Reglamento, mezcla (combina) peligrosamente los términos “sexo” y “género” como sinónimos. La identidad de género se refiere “a la experiencia de género, interna e individual, que cada persona siente profundamente”, que puede o no corresponder con el sexo asignado al momento de nacer. Ésta tampoco corresponde necesariamente con la expresión de género de una persona como la vestimenta, el modo de hablar y los modales, ni corresponde necesariamente con su sentido personal sobre el cuerpo, que puede demostrarse mediante modificaciones corporales libremente elegidas por medios médicos, quirúrgicos o de otra naturaleza.

La confusión legal entre la orientación sexual de una persona y su identidad de género, por ejemplo, referirse a una persona trans como gay o lesbiana, o cuando las leyes antidiscriminación incluyen una categoría pero no la otra, incrementa el riesgo de excluir a ciertos grupos de la protección de sus derechos humanos.

Recomendaciones

En base a los resultados de nuestra investigación, OutRight presenta a las autoridades costarricenses la siguientes recomendaciones:

  • Promulgar una ley de reconocimiento de género que proteja el derecho a cambiar/rectificar el nombre y/o género de modo que coincidan con la imagen propia y la identidad de género con la que una persona se identifica.  
  • Implementar protecciones legales explícitas contra la discriminación basada en la orientación sexual, identidad de género y expresión de género.
  • Proporcionar orientación clara y formación a todos los empleados del Estado para comprender, reconocer y distinguir entre la orientación sexual y la identidad de género a los fines de terminar con la discriminación.